Todos podemos ayudar.

        Estos días hemos estado trabajando los derechos de los niños y niñas. Sabemos que las condiciones climatológicas condicionan la supervivencia en muchas zonas del mundo, lo que  hace  que conseguir comida y agua resulte una odisea. Son trabas insalvables para el desarrollo de esas zonas en las que viven niños y adultos.  Al margen de nuestras muestras reales de solidaridad, apoyo y ayuda hacia otros países más desfavorecidos, también debemos prestar atención a nuestro entorno más cercano.  Estamos acusando la falta de lluvias y nuestros pueblos y ciudades lo notan, sobretodo la agricultura. Reciclar, reducir y reutilizar son máximas que debemos tener muy presentes en nuestro día a día. Es cosa de todos.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *